Submenu

¿nos sigues?

miércoles, 4 de mayo de 2016

El fútbol es...

Por a las > Sígueme en @Naranjitto82




Guardiola o Simeone, Zidane o Gattuso, Maradona o Pelé, Xavi o Makelelé... No nos volvamos locos, fútbol es jugar con una pelota, en un rectángulo de juego de unas medidas mínimas con dos porterías siguiendo siempre unas reglas básicas de juego y 'comportamiento'... eso es fútbol y...


N
"Simeone ha sabido crear esa comunión perfecta jugador-escudo-afición, ese 'Cholo Style' "
ada se dice en su definición sobre las formas o maneras en las que se debe jugar este deporte que como todos tiene su parte estratégica, moral e imprevisible. Es, en 'Román Paladino', como comerse un flan del molde o echarlo en un plato y ponerle nata montada... el fin último es comérselo... la forma de hacerlo, poco importa... todo es cuestión de gustos.

El problema principal es que por lo general, al ser todos entrenadores de fútbol, no respetamos las opiniones. Se tiende a pensar que la de cada uno es la fórmula única, la 'mejor manera de', la base en la que deberíamos fijarnos los demás cuando en realidad, como en todo deporte, el 'cómo' importa poco cuando al final se consigue el objetivo y el éxito y el fracaso para muchos depende de lograrlo o no.

Sin duda soy un defensor a ultranza del 'ahora' denominado estilo Guardiola o estilo Barça. Ese que ha llevado a la excelencia (al menos en cuanto a plasticidad seguida de resultados) al club blaugrana estos últimos años. Y además, me agotan empeñados en politizar el fútbol, en señalar a Messi como única causa del éxito del Barça o en querer borrar o desmitificar la importancia de La Masía.

Me agota porque, guste más o menos, la idea final me fascina. Creo que en eso radica el verdadero fútbol de hoy, lo que yo sí considero un logro y lo verdaderamente complicado de conseguir (más allá de la consecución de títulos): La IDENTIDAD.

Identidad o el sentimiento por unos colores, por un escudo. Ese que te hace sentir parte de un barco en el que van los corazones de muchos aficionados. Esa identidad es lo que creo a todos nos gusta ver y sentir cuando vemos a nuestro equipo. Una identidad, como la atlética, que sin duda el Cholo ha sabido ver y explotar.

Todos a una, la perfecta unión de la afición con el equipo, esa lucha hasta el final, ese no rendirse, ese darle importancia a cualquier rival, ese querer ganar sin importar el cómo... eso es la esencia del fútbol (incluso la esencia de cualquier deporte). 

No importa el 'tiki-taka', el 'patapumparriba', el trivote o, si me apuras, el triángulo mágico de Phil Jackson... no importa, la cuestión es poner ese corazón a trabajar durante toda una temporada sin importar el rival o la importancia del partido.

Es para mí, el máximo valor al que se puede aspirar en el fútbol actual y creo que sin duda es el más complicado de conseguir porque es lo único que no puede comprar el dinero.

Simeone se dio cuenta, quizás por su pasado atlético (algo fundamental para empezar a generar este valor) y ha sabido crear esa comunión perfecta jugador-escudo-afición, ese 'Cholo Style'.

Independientemente de su pericia táctica y motivadora (impecable, sin duda, estos años), Simeone ha sabido poner en valor y hacer del jugador número 12 atlético a su Messi particular para el que el equipo juega sin vacilaciones.

Un jugador número 12 sin duda olvidado por otros grandes como Real Madrid o Barcelona más pendientes de sus jugadores que de su afición (independientemente de lo ruidosas o animadas que sean). 

Quizás necesiten pasarse por Vallecas para escuchar eso de 'a las armas' o incluso vivir ese 'ahora Atleti, ahora' en el Calderón durante al menos 90 minutos para descubrir que ellos también tienen ese número 12 olvidado del que sólo se acuerdan cuando necesitan arreglar sus desaguisados. 

Sin duda, los jugadores atléticos lo han entendido bien y ese ha sido su empuje, su motivación extra, ese plus que les ha dado el pase a la final de Champions (merecida) sin tener que abrir el libro de la excelencia futbolística en el que sin duda la 'identidad' es la gran olvidada pero en el que debería ser la premisa más importante. 

El alma no se compra, se tiene o no, pero no se puede pagar y eso es lo que este Atleti le está enseñando a sus homólogos del olimpo futbolístico... un sentimiento al que, los aficionados de equipos pequeños (por suerte y por lógica económica), siempre nos hemos agarrado y conocemos de primera mano... la identidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario