Submenu

¿nos sigues?

sábado, 11 de julio de 2015

Casillas y su terrible e imperfecto adiós

Por a las > Sígueme en @Naranjitto82


Habrá que esperar a la rueda de prensa que Iker Casillas dará este domingo a las 12 para ver que ha podido prepara el Real Madrid para dignificar un poco el 'terrible adiós' que le ha dado al mejor portero que ha tenido en su historia deseando de corazón que no sea igual de impersonal, escueto y frío que el Comunicado Oficial del club en su web.
Y
"El fútbol,  y en especial el Real Madrid, le debe mucho a Casillas".
es que sin duda, el tema Casillas estaba abocado a una triste muerte en la orilla, con el portero boqueando y el Real Madrid enterrando los utensilios de pesca y huyendo del lugar del crimen... 'crimen al honor' al que por su historia y gloria, el Real Madrid, nunca debió llegar y en el que su presidente se ha empeñado en desembarcar después de dos años y siete meses de travesía...




Era de esperar esta muerte agónica en la orilla del inicio de la pretemporada ya que a pesar del 'toma y daca' de ambas partes... al final, el adiós de Casillas se consumaría... como ha pasado hace unas horas. Así, sólo un milagro podrá evitar un mal mayor y para eso habrá que esperar unas horas más pero de momento... Iker, en relación a su figura, se va por la temida e inmerecida puerta de atrás.

Entiendo que cada parte tenía sus razones, y sería fácil (por aquello de que lo importante son los futbolistas y no la burocracia) ir contra Florentino pero es que quizás, y digo sólo quizás, para el damnificado portero el asunto ya no era una cuestión tanto de dinero (los más críticos dirán que sí y que otros como Zidane renunciaron a un año de contrato) sino más bien de orgullo, rabia, amor propio y sobre todo dignidad.

El fútbol,  y en especial el Real Madrid, le debe mucho a Casillas. Le debe tanto o más que a muchos otros que han ganado menos títulos pero que como él han sido auténticos ídolos. Jugadores que nos han dado historias irrepetibles e impensables en estos tiempos modernos en los que todo parece moverlo el marketing, lo nuevo, lo rentable... hablo de jugadores ya míticos como: Gerrard, Pirlo o Xavi... por nombrar sólo algunos de esos grandes 'mamíferos futbolísticos ' que (recientemente) han decidido apartarse del primer nivel e ir a 'morir en solitario' a otras ligas menores donde serán beatificados por el simple hecho de salir al campo a ofrecer 1/4 de la magia que han dado cada partido en el pasado. Unos retiros dorados que han ganado por derecho propio y a los que han llegado después de innumerables homenajes de sus equipos y aficiones.

Un homenaje que ya nunca tendrá Casillas o que por lo menos se antoja difícil durante la era Florentino (algo parecido Del Bosque). Y es que, hasta los más críticos con la postura adoptada por el portero se darán cuenta algún día de que el prestigio de un club no sólo reside en la calidad de los jugadores que fichas, cuántos títulos ganas o cuántas camisetas vendes... sino en ese sentimiento único por los colores del club que tienen de manera innata la afición y esos jugadores franquicia que de verdad nacieron amando el escudo y que demostraron su sentimiento dando lo mejor de ellos en el campo... y es que pese a quién pese, el Real Madrid ha vuelto a romper un código no escrito con sus leyendas que en mi opinión, tarde o temprano, le pasará factura no sólo al club sino al fútbol mundial.

Sí, es cierto, la afición volverá a ilusionarse con otro joven crack y se olvidará por un tiempo de esta desagradable situación pero los que no olvidarán serán esos jóvenes canteranos a los que, estoy convencido, este tipo de 'adioses' les marca. 

No debe ser fácil ver como sus predecesores salen con más pena que gloria del club siendo los perjudicados de ese 'amor no correspondido' que todos hemos sufrido alguna vez en la vida.

Así, por muchas teorías que inventemos, la pasión, el corazón... la esencia primaria del fútbol, corre serio peligro de muerte, un óbito que hará que este deporte sea una fábrica en cadena de partidos idénticos que machacarán y cambiarán de manera definitiva ese fútbol artesano de jugadores únicos que forjan a base de pases y tiros inimitables, partidos irrepetibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario