Submenu

¿nos sigues?

jueves, 27 de marzo de 2014

'A lo mejor no quieren que el Málaga gane esta Liga'

Por a las > Sígueme en @Naranjitto82


El Málaga de Schuster continúa sin ganar en La Rosaleda, después de casi dos meses, y esta vez, si tomamos ejemplo de nuestros mayores (Madrid y Barcelona) deberíamos señalar al árbitro y decir algo parecido a lo que declaró Cristiano Ronaldo al acabar el último clásico Madrid-Barça: "A lo mejor no quieren que el Málaga gane esta Liga" 
E
Schuster: las actuaciones arbitrales "están tocando la moral del equipo".
sta es la sensación que sintieron muchos malaguistas cuando Delgado Ferreiro pitó el final del partido en la Rosaleda y que supuso la derrota del Málaga ante un Espanyol, más efectivo que aprovechó sus ocasiones y que deja a los de Schuster, una semana más metidos en el 'barro' de la lucha por la permanencia.

Y es que, ya sea fuera o dentro del campo, el arbitraje marcó un partido en el que el equipo malagueño, sin Gámez ni Duda que cumplían sanción (3 y 4 partidos respectivamente, en lo que ya se conoce como la Doctrina Ronaldo) salió con un once muy ofensivo al que regresaron Portillo y Pablo Pérez.

Fuerte y agresivo, el Málaga avisó varias veces al Espanyol con varios lanzamientos desde fuera del área que atajó sin problemas Kiko Casilla. Aún así, el conjunto perico no se arrugó y también trató aprovechar los huecos dejados por el rival de la mano de Pizzi, que fue el jugador perico más incisivo de la primera fase del encuentro.

Tras unos intensos primeros minutos, el partido fue perdiendo fuelle. El Málaga empezó a bajar el 'pistón' y a pesar de los estériles intentos por banda protagonizados por Amrabat y Samu, con los que trataron de imprimir velocidad a las acciones malaguistas, el peligro seguía sin ser preocupante para la portería de un Espanyol que cuando recuperaba la pelota merodeaba el área rival con cierta timidez.

Así, el partido siguió estancado hasta que, a la media hora de juego, Sergio García culminó una gran jugada con Stuani que, tras una pared magistral, quebró al central Weligton y dejó solo al delantero internacional que batió con un lanzamiento fuerte y de primeras a Willy Caballero. Una jugada que pareció no afectar a los malaguistas que, tan sólo un minuto después, empataron el partido con una gran 'triangulación' entre Portillo, Roque Santa Cruz y Pablo Pérez que, en fuera de juego, logró marcar para el Málaga.

Tras el gol, los de Schuster trataron de ser más incisivos pero fueron los pericos los que tuvieron las ocasiones más claras. Primero Pizzi y más tarde Sidnei pusieron en apuros a un Caballero que con dos grandes intervenciones logró mantener el 1-1 al descanso.

En la segunda parte ambos conjuntos mantuvieron la distancia con las porterías rivales. El Málaga, con más empuje que el Espanyol, quería pero no podía y sus llegadas, apenas dos lanzamientos, no inquietaron nada la portería de Casilla.

Por su parte, los pericos, más tranquilos, parecían conformarse con el resultado y seguían a la espera de tener algún que otro contragolpe. Esta actitud se reflejó claramente en los cambios ejecutados por ambos entrenadores. Mientras Aguirre reforzó el aspecto defensivo de su medio campo con la entrada de Abraham por Córdoba; Schuster se decidió a ir por el partido cambiando a Iakovenco y Eliseu por Samu y Weligton.

Y tras los cambios... la debacle. Sidnei, Abraham, Sergio García y Pizzi culminaron en gol, de este último, una contra que jamás debió producirse si el árbitro del encuentro hubiese visto la patada en el estómago 'a lo Nigel de Jong' que Héctor Moreno propinó a Iakovenco dentro del área. Un golpe duro, el del gol y el del penalti no pitado, que se agravó con la expulsión, esta sí justa, por doble amarilla de Pablo Pérez.

Ya en el tramo final, el Málaga trató de buscar el empate realizando a la desesperada un último cambio ofensivo, el de Antunes por el 'desaparecido' El Hamdaoui que lo intentó pero lo único que hizo fue estorbar a Iakovenco en la última oportunidad clara de la que gozó el Málaga en el tramo final del partido.

Tras dos victorias fuera de casa y un gran partido frente al Real Madrid, esta derrota devuelven los fantasmas a la Rosaleda donde, según Schuster, las actuaciones arbitrales "están tocando la moral del equipo". A pesar de ello el entrenador del Málaga asumió la parte futbolística y entonó el 'mea culpa': "Si lo hacemos mejor, no nos hace falta (que los errores del árbitro nos favorezcan)".

(Aunque pude ver el partido, el medio en el que trabajo me sugirió que adaptara este artículo de la crónica escrita por la Agencia EFE. Este es el resultado, esta es mi visión. Si queréis ver cómo es la crónica original, 20 minutos la publicó en este enlace http://www.20minutos.es/noticia/2095597/0/malaga/espanyol/futbol-liga/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario