Submenu

¿nos sigues?

miércoles, 26 de junio de 2013

Cata Díaz, el primer elegido de Schuster

Por a las > Sígueme en @Naranjitto82

El desembarco del alemán en la Costa del Sol ha sorprendido a muchos. El que fuera entrenador de Levante, Getafe y Real Madrid, entre otros, llega al club malagueño en un momento ‘complicado’ para la entidad. 
T
"Llega la Operación Descartes (y no hablamos del filósofo)".
ras el golpe de la UEFA y el TAS y la consecuente huida de ‘talentos’ y ‘economización’ del club era evidente que la directiva necesitaba un golpe de efecto para no perder lo más importante, la ilusión de la afición. Y aunque se antoja complicado que el malaguista de a pie olvide a los ya ‘desaparecidos’ ‘Joaquines’, ‘Iscos’ y ‘Van Nistelroys’ de turno, el ejemplo de Pellegrini parece haber calado en Al Thani que desde la marcha del chileno centró sus esfuerzos en la contratación de un, a priori, relevo de garantías para comandar la nave malaguista: Bernd Schuster

Y no lo hace solo, el técnico alemán (que haciendo cuentas, intuimos no cobrará menos de un millón y medio de euros por temporada) trae segundo de a bordo (Fabio Celestini), preparador físico (Carlos Cascallana) y un preparador de porteros (aún sin concretar).

Asegurado el puesto de mando, Schuster (que sigue buscando casa en Marbella cerca del Colegio Alemán Juan Hoffmann) está a la busca y captura de nuevos y baratos tripulantes. El técnico alemán ha echado la vista atrás y ya ha puesto en la lista de prioridades al que espera sea su primer remero de popa: el ex de Getafe y aún colchonero, Cata Díaz.

El argentino no ha contado con la continuidad que esperaba tener a las órdenes de su compatriota Simeone y el incidente con aficionados en la celebración de la Copa del Rey puede ser uno de los detonantes para que el central, pretendido ya por algunos clubes de la liga de su país, acabe recalando en las filas del Málaga.


Prioridad que se une a la del remero de proa, o delantero centro. Schuster, consciente de la situación económica del club, sabe que tiene que tener paciencia y es por eso que el Málaga tardará en incorporar las caras claves del nuevo proyecto. El club malacitano no le queda más remedio que pescar entre descartes, mediante cesiones o incorporaciones libres de ‘carga económica’, para afrontar una temporada en la que la única exigencia que tendrá, por contrato Schuster, será la permanencia. Y es que es hora de despertar del sueño europeo y prepararse para remar y escapar de la dura marejada de segunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario