Submenu

¿nos sigues?

martes, 20 de noviembre de 2012

Marek Hamsik: Talento eslovaco al servicio del Nápoles


Marek Hamsik (Banská Bystrica, Eslovaquia; 27-7-1987) es el jugador más querido de la hinchada napolitana. Si, todos sabemos que Cavani pone los goles, y que en su momento, Lavezzi (ahora en el PSG) ponía esa garra que contagiaba a todo el equipo, pero Marek ha crecido a la par que el club napolitano, y la gente no lo olvida.
E
"El Nápoles, pagó por su traspaso alrededor de 5 millones y medio de euros para su nuevo proyecto, ya que ese año regresaba a la máxima división italiana, junto a Genoa y Juventus.".
l futbolista eslovaco puede jugar en varias posiciones como la de segundo delantero, mediocentro, escorado a una banda, pero donde mejor se encuentra es en la mediapunta. Es en esa zona del campo donde sale a relucir todo su talento, donde nos muestra su depurada técnica para ofrecer detalles de la conducción de balón y en sus regates. Tiene una gran capacidad para dar el último pase, siendo un asistente genial, pero también tiene mucho gol, ya que es un futbolista al que le gusta llegar desde segunda línea y finalizar muchas ocasiones que él ha iniciado, apoyándose en grandes desmarques, otro de los puntos fuertes de Hamsik.

Pero para llegar a lo que es hoy, ha tenido que dar unos pasos, que desde luego, en líneas generales, no han podido ser más acertados.
Debutó como profesional en el año 2004, en las filas del Slovan Bratislava, que por aquel entonces merodeaba por la segunda división eslovaca, aunque poco duró allí, ya que el Brescia, club que por aquel entonces militaba en la Serie B, puso sobre la mesa una cifra de alrededor de medio millón de euros para hacerse con el jugador. Esa misma temporada, la 04/05, tan solo disputó un partido con el primer equipo, ya que el club italiano prefería que se formara en el equipo B. Sin embargo, en la 05/06, Marek entró a formar parte de la plantilla del primer equipo y consiguió disputar 24 partidos de liga, que le servirían para ir adquiriendo cierta disciplina táctica y desarrollar su talento.

El punto de inflexión en su carrera, fue la temporada 06/07, donde fue titular indiscutible con su club, jugando 40 partidos, y anotando 10 goles, lo que supuso el interés de varios clubes del país por hacerse con el jugador eslovaco, pero quien se llevó el gato al agua fue el Nápoles, que pagó por su traspaso alrededor de 5 millones y medio de euros para su nuevo proyecto ya que ese año regresaba a la máxima división italiana, junto a Genoa y Juventus.

Llegaba de esta forma, un paso muy importante para la carrera del futbolista, ya que tendría la oportunidad de demostrar su valía en una liga competitiva. No tardó mucho en hacerse un hueco en el once inicial, de hecho fue un fijo en casi todos los partidos, lo que le llevó a disputar 37 partidos de liga, marcando 9 goles y repartiendo 4 asistencias, aprobando así con nota el año de su debut en la Serie A y en su nuevo equipo, el Nápoles. Ese mismo año, es galardonado con el trofeo de Mejor jugador joven de la Serie A, y además conseguiría junto a su club, participar en la copa Intertoto, al quedar clasificado en octavo lugar. Recordemos que era el año del ascenso. Además, ese mismo año, debutaba con 19 años en la selección absoluta de Eslovaquia.

En la temporada 08/09, Hamsik se consagraría en el equipo, mejorando bastante en el aspecto de la regularidad, y dejando más a menudo destellos de calidad y gestos técnicos que la grada recibiría con ilusión. Consiguió  32 partidos, marcando 9 goles, y repartiendo 6 asistencias, sin embargo no pudo ayudar a que su club mejorara en la posición final de liga, y quedarían clasificados en duodécimo lugar.
Para la 09/10 acentuaría esa fama que tiene de llegador, al firmar 12 tantos en liga, consiguiendo además 4 asistencias en 37 partidos, y ayudando al Nápoles a conseguir un sexto puesto que los clasificaba para la Europa League. Al final de esa temporada, participaría con su selección en la Copa Mundial de la Fifa, organizada en Sudáfrica, y donde serían capaces de eliminar in extremis a Italia, en el último partido de la fase grupos, accediendo así a los Octavos de final del torneo, ronda en la que quedarían eliminados a manos de Holanda.
El nombre de Hamsik ya estaba en boca de todos los napolitanos, su nombre se corearía con asiduidad en los partidos, y el estatus internacional del futbolista ya era considerable.
En la 10/11 su influencia en el juego del equipo era total, ya idolatrado por la hinchada local y despertando el interés de los grandes clubes de Europa, firma una temporada sensacional en la que disputa 37 partidos, marcando 11 goles y asistiendo un total de 8 veces. Su entrenador, Mazzarri priorizaba por encima de todo las actuaciones del equipo en la competición doméstica, y aunque no descuidara del todo la Europa League, sí que muchas veces empleaba las rotaciones, como se pudo comprobar en la eliminatoria contra el Villarreal, donde jugadores menos habituales saltaban al campo para dar descanso a los titulares. De hecho, el club español eliminó al napolitano, en una ronda muy dura, que se decidió por mínimos detalles, y en la que Hamsik marcó en el partido de vuelta.

Gracias a ese afán del entrenador italiano, por dar más importancia a la liga, hizo que el Nápoles se clasificara en tercer lugar, lo que le daba derecho al club italiano a participar en la Champions League para la edición 11/12, un escaparate ideal para Marek Hamsik, que no desaprovechó, ya que rindió a gran nivel en todas las competiciones que su club disputó esa temporada. En liga siguió ofreciendo grandes números, aportando 9 goles y 9 asistencias en 37 partidos, en Champions consiguió realizar junto a su equipo un buen torneo, cayendo eliminados contra el Chelsea en octavos de final, necesitando los ingleses de una prórroga, y recordemos que serían los campeones de la competición ese mismo año. Marek anotó dos goles en la competición, ambos contra el Villarreal en la fase de grupos. La fructífera temporada del futbolista eslovaco y su club, ni termina ahí, ya que consiguen ganar la copa de Italia, derrotando a la entonces todopoderosa Juventus. Todos estos logros tanto individuales como colectivos, han hecho que clubes como el Milán o el Chelsea se interesaran por el jugador, pero Hamsik, hasta el día de hoy, ha seguido siendo fiel al club con el que lleva bastantes años agarrándose de la mano, consiguiendo juntos una trayectoria ascendente.
La presente campaña, Hamsik lleva camino de pulverizar todos sus números, ya que sin llegar todavía al ecuador de la competición, lleva ya 7 asistencias y 5 goles, lo que nos lleva a pensar que podemos estar ante la temporada con sus mejores números.

Hoy en día, en Nápoles saben que salvo sorpresa, su jugador más querido tiene las horas contadas en el club, ya que se presupone que tarde o temprano le llegará la hora de un traspaso grande, acorde con la progresión ascendente que ha llevado a cabo el futbolista durante todos estos años.
Hay que recordar que la prensa es muy puñetera, que se rige por las modas, que en su momento se hablaba casi a todas horas sobre él, y ahora ya no se hace tanto, y no es precisamente porque su rendimiento haya bajado, al contrario, ha ido creciendo más y más, y eso lo saben sus compañeros, entrenador y seguidores, por eso temen que Hamsik parta de Nápoles hacia otra ciudad...a no ser que su club comience a competir por ganar el título de liga y demás títulos en liza. Veremos que pasa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario