Submenu

¿nos sigues?

jueves, 26 de enero de 2012

Lección del fútbol a Mou

Por en Madrid, España a las > Sígueme en @Naranjitto82

José Mourinho, entrenador Real Madrid
Nadie puede dudar de la calidad de Mou como motivador. Todos los jugadores que trabajan o han trabajado con él lo reconocen y lo alaban por su mentalidad ganadora pero como estratega ha quedado retratado y su crédito se va agotando.

No sé si será sólo impresión mía, pero Mou dio por perdida la eliminatoria contra el Barcelona desde el pitido final de la ida. Su lucha contra la prensa y contra el mundo en general, le ha llevado a sacar, en los últimos dos partidos (Bilbao y Barça), alineaciones en las que no cree. Mou, egocéntrico patológico, creyó que sacando equipos más ofensivos y de ‘toque’ iba a poder demostrar que su estrategia de siempre (simplona, defensiva y a la contra) era la única capaz de hacer funcionar a este equipo pero… una vez más, y muy a pesar suyo, el fútbol le ha vuelto a callar su bocaza ‘futbolística’.

El Madrid no sólo jugó bien, sino que se quitó por fin el disfraz de asustado para presentar su identidad de siempre: la de equipo luchador que no se rinde ante nada ni nadie. Defendió al límite, corrió y presionó como nunca (incluido Cristiano) y sólo le faltó efectividad de cara a puerta y la pizca de suerte que hay que tener para lograr ganar al considerado mejor equipo del mundo.

Sin duda el arbitraje fue malo, pésimo, pero no tuvo color y eso es indiscutible. De nada sirve hablar de árbitros, villaratos o cochinillos; de nada sirve ver repetidas jugadas en el área de unos y otros porque ayer se vivió fútbol en esencia pura.

Eso sí, llegada la hora de dar explicaciones, el entrenador del Madrid volvió a sacar su cara más amarga y su ironía más descarada con la que sólo empequeñece la gran gesta blanca. Ayer, en mi opinión, Mou no estaba dolido ni por árbitros, ni por la prensa, ni si quiera por perder la eliminatoria… estaba dolido porque una vez más, el fútbol le demostró que para ganar hay que contar con el balón, tratarlo bien, y que las estrategias de equipo pequeño (dignas para los que no tienen recursos) son infames para un equipo como el Real Madrid, equipos que cuentan en sus filas con varios balones de oro y campeones del mundo, equipos que en definitiva pretenden aspirar a todo. En esta eliminatoria el peor rival del Real Madrid se sentó en su banquillo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario