Submenu

¿nos sigues?

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Evolución de las tácticas en fútbol

Por a las > Sígueme en @Lazaro_FC

2-3-5, formación clásica.
Hoy día todos oímos hablar con frecuencia del doble pivote, de rombo sí o rombo no, de que en el fútbol ya no se juega con extremos. Pero hubo en tiempo en el que esas discusiones no existían; éste deporte nació con el objetivo de marcar goles, y la prueba está en las primeras formaciones que se usaban a principios del siglo pasado. La 2-3-5, también llamada "pirámide invertida", estuvo vigente desde los comienzos hasta prácticamente la década de los 50. Destacó en los 20 y 30 la llamada escuela Danubia, representada por Austria, Chequia y Hungría, que utilizaban ésta formación pero apostaba por un juego más en corto.

En ésas décadas surgieron dos variaciones. Por un lado en 1925 en Inglaterra, ante la reducción en la norma del fuera de juego de tres jugadores a dos entre el atacante y la línea de gol, Herbert Chapman, mánager del Arsenal, pensó en reforzar su línea defensiva introduciendo un tercer defensa creando la llamada WM, de gran popularidad en el fútbol inglés. Por otro lado, el seleccionador italiano Vittorio Pozzo, decidió crear superioridad en el centro del campo retrasando un par de atacantes del 2-3-5, creando así el 2-3-2-3 con el que Italia ganó los mundiales de 1934 y 1938.

Ante la defensa reforzada del WM, algunos años después surgió el 4-2-4 en un intento de fortalecer tanto la defensa como el ataque; Brasil utilizó ésta formación para ganar el Mundial de 1958. En los años siguientes, el fútbol se fue modernizando y el centro del campo fue ganando en importancia, por lo que apareció una nueva variante, el 4-3-3, que reinaría en la década de los 60 y los 70. Rinus Michels fue por entonces uno de los más conocidos defensores de ésta formación, y utilizó una variante en la que uno de los dos defensores actuaba como "escoba" por detrás de un libre que tenía capacidad para atacar. Esa libertad, junto a una mayor responsabilidad defensiva de los atacantes dio origen al conocido "fútbol total" que Holanda exhibió en el Mundial de 1974. El alemán Beckenbauer es el máximo exponente de líbero clásico de mediados de la década.

Luego llegó Bilardo, que utilizó una 5-3-2 con tres centrales y dos carrileros que tenían algo más de libertad ofensiva, y se llevó la Copa del Mundo en 1986 junto a Maradona. Arrigo Sacchi llevó al éxito al Milán con un 4-4-2 con doble pivote a finales de los 80 que luego continuó Capello, que se imponía al dominante centro del campo en rombo. Rombo que sí utilizaba Johan Cruyff en su dibujo 3-4-3 para el "Dream Team" a principios de los 90. Ya en la pasada década, el 5-4-1 y el  se ha hecho cada vez más popular entre técnicos obsesionados por cubrir defensivamente todas las parcelas del campo; es la formación con la que Javier Irureta llevó al Deportivo de la Coruña al campeonato de Liga en el 2000, por ejemplo. Actualmente, la acumulación de hombres en la zona central ha hecho que el rombo haya quedado en desuso, ya que a menudo los mediapuntas se colocan en las banda dónde aún tienen algo de espacio para hacer su fútbol. De ahí el éxito del 4-2-3-1, o el que formaciones cómo el 4-3-3 vuelvan a estar de moda, con mediapuntas cómo falsos extremos y a pie cambiado; Zinedine Zidane, Ronaldinho o últimamente, Leo Messi, nos han deleitado a todos jugando cerquita de la línea de cal.


3-2-5 o MW en los 30.
4-2-4 en los 50.
4-3-3 en los 60 y 70.
5-3-2 en los 80.
Rombo en los 80 y 90.
Doble pivote en los 90.
3-4-3 en los 90.

5-4-1 en el 2000.

1 comentario:

  1. Siempre es bueno un poco de historia.

    pd: gusta el nuevo estilo

    ResponderEliminar